jueves, 8 de marzo de 2012

Rainbow cake o Tarta Arcoiris (Tarta Orgullo Gay)



La Rainbow Cake ha sido hasta ahora mi tesoro más preciado. Ha sido una tarta admirada por mucho tiempo, vista una y otra vez a través de los blogs y cada vez se ponía más de moda. Yo soy más bien retraida para los retos y siempre la he dejado de lado con el gran pensamiento de "jamás me saldrá una tarta así"
Fuimos invitados a un cumpleaños muy especial y tras varios días de que mi chico me diera la tabarra con que la hiciera acabó por combencerme. Dejé a un lado la negatividad, ya que muchísima gente me dice que trabaje sin negatividad que la deje a un lado y piense que todo me quedará genial y así fué.




No me encontré con ningún problema, fui horneándolo todo poco a poco y al pié de la letra, la única pega que tenía era que pensaba que los discos me estaban quedando demasiado finos y mi temor era que al partir la tarta no se notaran los colores.
Fue lo más esperado, estaba deseando de que la tarta se partiera para ver el resultado, para poder estar tranquila. Y madre mía cuando se partió, para mí el mejor momento que me ha dado la repostería. Es muy gratificante!



Desde aquí, animo a toda persona que le guste a hacerla, pues no es tan difícil como parece tan solo muy laboriosa.

Otro de los puntos fuertes fue que esta es mi primera tarta fondant, me tiré al toro con todo. Y bueno, no es una obra de arte pero yo estoy loca de contenta con ella! Espero que me juzgueis me deis consejos y como no, ideas ^^


*Ingredientes*
Para un pastel de 6 discos.
- 480gr de Harina
- 320gr de Azúcar
- 220gr de Mantequilla en pomada
- 4 Huevos
- 250ml de Leche a Temperatura Ambiente
- 1 Sobre de Levadura
- 2 Cucharadas de Esencia de Vainilla
- Colores en Gel
Para el Ganaché de Chocolate Blanco:
- 400gr de Chocolate Blanco
- 400ml de Nata para Montar


*Praparación*

Sacaremos la mantequilla un par de horas antes de ponernos manos a la obra.
Nos pondremos también con el ganaché lo primero de todo, pues necesita muchas horas de refrigeración.
Para ello solo tendremos que poner nuestra nata a hervir y cuando hierva bajar al mínimo el fuego y añadir el chocolate y remover con unas varillas hasta que se funda por completo. Después tendremos que dejar en el frigorífico al menos unas 4 horas.


Después cortaremos la mantequilla en dados y lo pondremos en el baso de la batidora, con las varillas eléctricas iremos batiendo ligeramente. Añadiremos poco a poco la azúcar y seguiremos batiendo hasta mezclar bien.
Iremos echando los huevos de uno en uno, tendremos que integrar bien el huevo antes de seguir con el siguiente.
Pondremos las dos cucharadas de esencia de vainilla.

Pasaremos a un bol bastante grande, mirar el más grande que tengáis pues es mucha cantidad de masa y tendremos que ir mezclando bien.
Añadiremos la mitad de la harina, la levadura y la leche. Y mezclaremos bien con unas varillas o una espátula. Mezclar muy bien antes de echar la otra mitad. Lo hacemos así para que nos sea mucho más fácil de poder integrar todos los ingredientes.







Ahora dividiremos la masa en tantos discos queramos, en mi caso fueron 6 para un molde de unos 22cm creo recordar. Cogí 6 platos hondos y con un cucharon fui echando cucharadas a partes iguales hasta terminar con toda la masa.

Fui tiñendo según me hacía falta el color, pero eso es al gusto. Podéis hacer los 6 colores y luego tan solo teneís que hornear.

Forramos nuestro molde con papel de hornear y ponemos nuestra masa ya teñida, con el horno previamente precalentado a 180º unos 10 minutos. Debemos de estar pendientes, pues al ser poca cantidad de masa se nos puede quemar con facilidad.

Cuando tengamos nuestros 6 bizcochos ya horneados y enfriados empezaremos por montar el pastel.

Montaremos el ganaché como si de una nata se tratase, nos costará al principio pero solo es paciencia. Cuando la tengamos montada tan solo deberemos de ir untando los discos para ir pegándolos y después por los bordes hasta cubrirla por completo.

La decoración es cosa de cada uno, yo opté por forrarla con fondant ^^